Parásitos debajo de la piel humana.

Dolor de pierna con parásitos subcutáneos.

Cuando una persona tiene parásitos subcutáneos, es importante consultar a un médico de manera oportuna y diagnosticar el problema. También es necesario elegir un régimen de terapia que tenga en cuenta el tipo de gusanos y su ubicación. ¿Qué parásitos pueden vivir en la piel humana, qué síntomas molestan simultáneamente al paciente, qué medidas de diagnóstico ayudarán a establecer la enfermedad y qué tratamiento farmacológico se llevará a cabo si se confirma el diagnóstico?

Razones para aparecer

Los helmintos subcutáneos que penetran en el cuerpo humano no pueden aparecer durante años. A medida que el gusano madura, la persona infectada desarrolla síntomas graves que sugieren que algo anda mal en el cuerpo y que se necesita atención médica. Las larvas del gusano ingresan al cuerpo del huésped de las siguientes maneras:

  • de las picaduras de insectos infectados;
  • al beber el agua en la que se encuentran las larvas;
  • a través del contacto de la piel con una persona infectada.

Para determinar qué tipo de parásito se ha infiltrado debajo de la piel de una persona, es necesario contactar a un médico especialista en enfermedades infecciosas que enviará al paciente a un examen. Después de una serie de pruebas de diagnóstico, el médico identificará el tipo de gusano y prescribirá el tratamiento adecuado. No se recomienda eliminar los parásitos subcutáneos por su cuenta, ya que puede empeorar la afección y causar complicaciones potencialmente mortales.

Tipos de helmintos subcutáneos, síntomas y localización.

Drrankulose

Drrankulose: gusanos debajo de la piel humana que ingresan al cuerpo al beber agua sucia, viven en países con climas cálidos. Los parásitos se encuentran en la espalda, el abdomen y las piernas, es decir, en la capa subcutánea. Los adultos alcanzan alturas de hasta 150 cm y las mascotas también pueden ser portadoras. Cuando las larvas ingresan al cuerpo humano, migran a través del torrente sanguíneo, penetran los órganos internos y la capa subcutánea. Los adultos alcanzan la madurez sexual después de los 12 meses.

Debido al hecho de que los parásitos de la piel en un paciente secretan sus productos de desecho, la piel en el lugar de su localización se hincha, pica y estalla cuando el tumor aumenta de tamaño y libera nuevas larvas. Las larvas en la pierna causan complicaciones como envenenamiento de la sangre, problemas en las articulaciones y supuración en los hábitats del parásito.

Dirofilaria

Dirofilaria: parásitos de la piel en humanos que penetran en el cuerpo del huésped a través de picaduras de insectos, a menudo mosquitos. El hospedador principal de Dirofilaria es una mascota que es picada por un mosquito y transfiere las larvas al cuerpo humano con la picadura. El período de incubación dura de 2 a 3 años, mientras que la persona infectada no presenta síntomas durante este tiempo. El gusano subcutáneo Dirofilaria no solo infesta la piel de una persona, sino que las larvas migratorias invaden la esclerótica de los ojos, causando discapacidad visual y, si se trata de forma prematura, pérdida completa. Además, el gusano puede vivir en el escroto y afectar otros órganos genitales del paciente.

Durante la actividad vital, los parásitos intradérmicos secretan productos de desecho tóxicos que causan picazón y sensación de ardor. A medida que crece el parásito, también lo hace el área de la lesión en la piel. Para eliminar el gusano, se reseca la zona afectada con la extracción de la Dirofilaria.

Ácaro de la sarna

Los ácaros de la sarna son parásitos que viven debajo de la piel y solo se pueden ver con un microscopio. El ácaro se instala en la capa subcutánea y desarrolla una actividad vital que daña la integridad de la dermis, provocando que el paciente se preocupe por un picor intenso. La garrapata se alimenta del epitelio humano, se desarrolla completamente en el cuerpo del paciente y pone huevos al llegar a la pubertad. Muy a menudo, el parásito se localiza en la espalda, las manos y los dedos, las plantas de las piernas, la parte exterior del muslo, el pecho, las axilas, los genitales y el cuero cabelludo. La infección con un ácaro de la sarna es claramente visible y, si la enfermedad no se trata, se desarrollan complicaciones como furunculosis, dermatitis y eccema.

Filariasis

Los principales vectores de la enfermedad son los insectos infectados, que infectan a una persona cuando es mordida. Cuando la larva ingresa al cuerpo humano, se desarrollan síntomas de fiebre, que se acompañan de una erupción. Después de eso, la enfermedad no se hace sentir durante varios años. Cuando se forman las larvas, una persona experimenta síntomas como un deterioro del bienestar general, debilidad y aumento de la temperatura. Aparecen erupciones en forma de eccema, úlceras, verrugas y bultos en el cuello, el torso y la espalda. Si la enfermedad no se trata de manera oportuna, la persona sufrirá alteraciones visuales y preocupaciones por la osteoartritis.

Esquistosomiasis

Esquistosomiasis: gusanos subcutáneos que ingresan al cuerpo humano al entrar en contacto con agua contaminada. Los gusanos infectan los genitales del paciente y causan picazón, erupciones alérgicas y dermatitis. En la esquistosomiasis, los riñones y el hígado se ven afectados. Los parásitos en los testículos y el escroto causan inflamación, bultos y picazón. Es importante diagnosticar la enfermedad de manera oportuna y comenzar el tratamiento farmacológico.

Cisticercosis

La cisticercosis es causada por las larvas de la tenia del cerdo, que ingresan al cuerpo humano al beber agua contaminada y carne de un animal enfermo. Los helmintos viven debajo de la piel, en los ojos, en los tejidos de los órganos internos, los músculos e incluso en la cabeza. Si las larvas se encuentran en los músculos y debajo de la piel, hay dolor y sensación de ardor. El área afectada debajo de la piel, donde se encuentra el helminto, crece y gradualmente se vuelve más densa.

diagnóstico

Los parásitos subcutáneos en humanos se diagnostican directamente en el consultorio de un médico especialista en enfermedades infecciosas que examina al paciente. El médico evalúa las lesiones que determinan el descuido de la enfermedad. Para confirmar el diagnóstico, se deriva al paciente para análisis de sangre y muestras de raspado. Para un diagnóstico más detallado, se utilizan métodos instrumentales que ayudarán a determinar la ubicación de los parásitos y la cantidad de adultos en el cuerpo. Cuando se confirma el diagnóstico, el médico desarrollará un régimen de tratamiento.

Tratamiento de parásitos subcutáneos en humanos.

El tratamiento de los parásitos que atacan la piel se basa en el uso de un antihelmíntico de amplio espectro. Si hay inflamación, está indicado el uso de antibióticos, vasoconstrictor y antihistamínicos.

En la dirofilariasis, cuando el gusano se concentra en un lugar y se restringe su movimiento, se prescribe una operación para realizar una incisión en la parte afectada y, con la ayuda de un médico, que los gusanos emerjan por la piel. La extirpación quirúrgica está indicada en casos de daño masivo por gusanos grandes en los órganos internos, la esclerótica de los ojos y el cerebro. No debe intentar curar este tipo de helmintiasis usted mismo utilizando métodos populares, ya que con una fuerte invasión generalmente son ineficaces y, en algunos casos, pueden dañar al paciente.

profilaxis

Dado que los gusanos y ácaros subcutáneos ingresan al cuerpo humano a través de la piel, lo primero que debe hacer al entrar en contacto con un portador infectado es observar las reglas de higiene: Lávese siempre las manos antes de comer, mantenga la habitación limpia, cámbiese la ropa interior y ropa de cama con regularidad, no deje mosquitos ni otros insectos en el edificio de apartamentos.

Si una persona prefiere relajarse en países con clima tropical, entonces vale la pena cuidar la calidad de la bebida, la comida y el lugar de descanso con anticipación. Si los insectos y animales que causan enfermedades parasitarias viven en el área seleccionada, debe consultar con su médico sobre las reglas de seguridad que ayudarán a prevenir la infección.