Parásitos genitourinarios y cómo ocurren en el cuerpo.

La helmintiasis es una enfermedad en la que se desarrollan parásitos en el cuerpo humano. Con el estilo de vida incorrecto de una persona, los helmintos se desarrollan en el sistema genitourinario. En el contexto del desarrollo de parásitos, pueden aparecer una variedad de enfermedades.

Información general

La aparición de patología en la cavidad urinaria se diagnostica en el contexto de la exposición a equinococos, filarias y esquistosomas. En la mayoría de los casos, la infección por parásitos se produce por vía fecal-oral.

Los helmintos también ingresan al cuerpo a través del agua o los alimentos. En la mayoría de los casos, la enfermedad se presenta en personas que consumen frutas y verduras sin lavar.

Tipos de parásitos en el sistema urogenital humano

La mayoría de los parásitos dañan el sistema digestivo. Sin embargo, existen ciertos tipos de invasiones de helmintos que invaden el sistema genitourinario humano y comienzan a parasitar dentro de él.

Enterobiasis

Síntomas de enterobiasis en humanos.

La enterobiasis pertenece a la categoría de enfermedades parasitarias que se desarrollan en el tracto gastrointestinal. Con el tratamiento temprano de la enfermedad, los parásitos invaden otros órganos, incluido el sistema genitourinario.

El inicio de la patología se diagnostica cuando se expone a oxiuros. La longitud del caracol alcanza los 5 milímetros.

Los parásitos violan la integridad de las paredes de la cavidad urinaria. Con un curso prolongado de la enfermedad, a los pacientes se les diagnostica el desarrollo de hemorragia. Los oxiuros conducen al desarrollo de una enfermedad renal grave.

Con un curso prolongado de la enfermedad, se observa cáncer en el sistema genitourinario. En la mayoría de los casos, la incontinencia urinaria es una complicación de la patología.

Filariasis

La filariasis es un helminto que puede medir hasta 45 centímetros de largo. Las larvas son transportadas por mosquitos, que se transmiten a través de las picaduras.

Después de eso, se observa la reproducción activa y el parasitismo de los helmintos en el sistema genitourinario. La enfermedad se caracteriza por varias etapas de desarrollo.

Cuando la larva ingresa al cuerpo humano, los ganglios linfáticos se inflaman. El proceso patológico también se acompaña de una erupción.

Si la enfermedad no se trata de manera oportuna, provocará un aumento de los ganglios linfáticos a un tamaño crítico y una ruptura.

Una complicación bastante común de la patología es la hiluria, que se acompaña de la conexión de la orina y la linfa. Después de eso, la linfa se acumula en la cavidad abdominal. En la última etapa se diagnostica elefantiasis.

La eliminación de gusanos al aire libre se realiza a través del sistema genitourinario. Con esta enfermedad, al paciente se le diagnostica dolor. Aparece contaminación de sangre en la orina.

Esquistosomiasis

Manifestaciones de esquistosomiasis

Se produce una enfermedad cuando se expone a un gusano esquistosoma que parasita el sistema circulatorio. El parásito puede alcanzar los 20 centímetros de longitud. Cada día se fertilizan hasta tres mil huevos. La absorción de las larvas se produce a través de las paredes de la cavidad urinaria.

La infiltración de parásitos ocurre a través del agua de mala calidad. Una característica de los helmintos es que penetran en el cuerpo incluso a través de microheridas.

En el sitio de la lesión, se observa el desarrollo de un proceso inflamatorio, que se acompaña de enrojecimiento y picazón de la piel.

Cuando los parásitos se mueven a través del sistema genitourinario, a los pacientes se les diagnostica la aparición de malestar general. Los pacientes también se quejan de dolor abdominal.

En la siguiente etapa, los signos de la enfermedad desaparecen. Cuando hayan pasado 6 meses después de la infección, se diagnosticará una pequeña cantidad de sangre en la orina y aumentará gradualmente.

Al parasitar con pizarra, pueden aparecer cistitis, tumores en el aparato genitourinario, infecciones renales y aparición de cálculos en los pacientes. En las mujeres, se puede diagnosticar daño al parásito genital.

Equinococosis

Esta enfermedad es causada por comer frutas y verduras sin lavar. También aparece al consumir carnes y pescados crudos. La propagación de parásitos a través del cuerpo humano ocurre a través de la sangre.

En el curso de la patología, una persona desarrolla síntomas desagradables. Con patología, las personas se quejan de la aparición de malestar y debilidad incluso cuando hacen sus cosas habituales.

gusanos causan dolor de riñón. Los pacientes también se quejan de picazón en la piel.

Síntomas de la enfermedad

Si el tracto urinario está infectado con parásitos, aparecen los síntomas correspondientes. En las primeras etapas de la enfermedad, se produce una picazón intensa.

Los pacientes pueden desarrollar erupciones y enrojecimiento del tegumento epitelial. Los parásitos urogenitales a menudo provocan inflamación de los ganglios linfáticos. La infección de la vejiga no se observa inmediatamente después de que los helmintos ingresan al cuerpo humano.

La enfermedad se acompaña en la mayoría de los casos de erupciones dolorosas y con picazón. En la zona afectada por el parásito, la epidermis puede enrojecerse.

Los pacientes se quejan de sensaciones desagradables durante las relaciones sexuales. Aparecen erupciones en los genitales cuando entran los parásitos. El sangrado vaginal se diagnostica en mujeres.

Aparece contaminación de sangre en la orina del paciente. El proceso patológico se acompaña de trastornos nerviosos. Los pacientes experimentan dolor al orinar.

Los pacientes se quejan de dolores de cabeza o migrañas en la patología. A menudo se acompaña de una amplia variedad de trastornos nerviosos. Los pacientes se quejan de fatiga constante e inestabilidad del sueño.

Con la patología, los pacientes tienen una disminución del apetito, lo que conduce a una rápida pérdida de peso. La enfermedad se acompaña de diarrea, que puede reemplazarse por estreñimiento. Muy a menudo, después de la entrada de parásitos en el cuerpo, se observa un aumento de la temperatura corporal en los pacientes.

Con parásitos en el sistema genitourinario de una persona, se observa el desarrollo de síntomas apropiados, lo que requiere una visita urgente al médico.

Tratamiento

El tratamiento de una condición patológica comienza con un diagnóstico. Para ello se utilizan métodos instrumentales y de laboratorio. El diagnóstico se realiza 1, 5 meses después de la supuesta infección.

Por el momento, se recomienda realizar pruebas inmunológicas para determinar anticuerpos contra gusanos.

La elección de un método para tratar un proceso patológico depende directamente del tipo de gusanos que se provocó. Con la cistostomosis, la enfermedad solo se cura en condiciones de hospitalización.

En este caso, se lleva a cabo la terapia con medicamentos. Se aconseja a los pacientes que sean tratados con antihelmínticos especiales.

Para garantizar un tratamiento completo para la invasión de helmintos, se recomienda al paciente que se someta a varios ciclos de tratamiento.

Para mejorar el rendimiento del órgano dañado, se recomienda el tratamiento sintomático y patógeno.

Si el paciente se vuelve a infectar, la terapia se realiza con fármacos antibacterianos pertenecientes a la serie de tetraciclina. Para potenciar el efecto terapéutico, se recomienda el uso de antihistamínicos.

Si un paciente desarrolla síntomas de filariasis, debe ser hospitalizado. Para reducir la linfostasis, la extremidad inflamada se fija en una posición elevada. Al mismo tiempo, se recomienda el uso de ropa de compresión.

En casos difíciles, la enfermedad se trata quirúrgicamente. Para deshacerse de la infección parasitaria, se recomienda el uso de un medicamento antiparasitario.

Si el paciente tiene una reacción alérgica al medicamento, se recomienda el uso simultáneo de antihistamínicos.

En casos extremadamente raros, los parásitos se desarrollan en el sistema genitourinario. Pero son bastante peligrosos. Por lo tanto, cuando aparecen los primeros síntomas, el paciente debe someterse a exámenes apropiados para detectar una invasión de helmintos.

Solo después de determinar el tipo de patógeno, al paciente se le prescribe un tratamiento de acuerdo con sus características individuales y la gravedad de la patología.

06.09.2020