Signos generales y específicos de la presencia de parásitos en el cuerpo humano.

Los signos de los parásitos en el cuerpo humano dependen del tipo de parásito y sus productos de desecho. Uno de los signos más comunes de parásitos en el cuerpo es el malestar intestinal y estomacal.

Según las estadísticas de la OMS, alrededor del 95% de la población mundial está infectada con parásitos, microorganismos que existen y se alimentan de otros organismos. A menudo, los signos de los parásitos en el cuerpo humano se pasan por alto porque algunos de ellos están muy bien adaptados y los signos pueden confundirse con otras enfermedades.

Varios parásitos que a menudo infectan el cuerpo humano

El cuerpo humano está habitualmente poblado:

  • lombriz intestinal;
  • oxiuros;
  • anquilostomas;
  • lamblia;
  • tricocéfalos;
  • tenia alcista;
  • banda ancha;
  • tenia del cerdo;
  • Echinococcus;
  • Trichinella.

Los helmintos son el nombre general de los gusanos que se encuentran en un organismo vivo. En pocas palabras, gusanos. Se clasifican según los siguientes tipos: tenias (cistodos), sanguijuelas (trematodos) y lombrices intestinales (nematodos). El tipo más común de helmintos son los gusanos redondos.

Tienen forma redonda y viven principalmente en el intestino, sus diversas partes. Algunos de los representantes, por ejemplo Trichinella, pueden migrar por todo el cuerpo. El intestino es el lugar principal donde viven los gusanos redondos. Representantes de plagas de cinta: tenias y tenias de cerdo, tenia ancha, Echinococcus. El tamaño de los parásitos considerados puede ser de varios metros. Algunos de ellos comienzan a desarrollarse fuera del cuerpo humano.

Parásitos en los intestinos

Las tenias de la carne de res y de cerdo, por ejemplo, terminan en los intestinos en una etapa intermedia. Los trematodos pueden asentarse en diferentes órganos. Se alimentan de células sanguíneas y también pueden absorber contenidos intestinales, mocos, etc. Su longitud alcanza hasta medio metro. Estos incluyen copos de hígado y gato, esquistosomas, etc. Dependiendo del tipo de desarrollo, los helmintos se dividen en biohelmintos, geohelmintos y parásitos de contacto.

Los biohelmintos pasan por la etapa de maduración y desarrollo en organismos animales. Estos son, por ejemplo, toxocares, tenias de carne de res y de cerdo, etc. Los geohelmintos se desarrollan en el suelo. Y entran en una persona a través de la piel o al tragar. Esto incluye muchos tipos de lombrices intestinales. Los parásitos de contacto invaden a una persona a través del contacto directo con otra persona. La enterobiasis es una de las enfermedades que se transmiten por parásitos de contacto, los oxiuros.

Cómo ocurre la infección

Puede infectarse con larvas de parásitos al ingerir alimentos sin procesar (pescado, capa), verduras y frutas crudas mal lavadas, picaduras de insectos, relaciones sexuales, uso doméstico, beber agua cruda y tragar agua mientras nada en cuerpos de agua, de mascotas, a través del suelo.

Signos generales de presencia de helmintos

A menudo es difícil detectar la presencia de las plagas en consideración en el cuerpo de un individuo. Y muchos de los síntomas pueden confundirse con una enfermedad crónica y tratarse sin éxito. Los síntomas de la enfermedad pueden variar según el tipo de gusanos, su ubicación y número. Sin embargo, existen signos generales de presencia de parásitos en el cuerpo humano.

Alergia

Como resultado de los procesos metabólicos, los gusanos liberan elementos tóxicos que penetran en el torrente sanguíneo y contribuyen a la aparición de manifestaciones alérgicas. La erupción puede aparecer y desaparecer con regularidad. Tal alergia es difícil de tratar con medios dermatológicos.

Pueden ocurrir alergias:

  • Lagrimeo, cortes de párpados y conjuntivitis
  • rinitis crónica
  • Falta de aire, tos
  • Erupción cutánea, descamación y enrojecimiento, ardor
  • Rosácea, eczema
  • Convulsiones en las comisuras e inflamación del borde de la boca
  • La leucocitosis es un aumento en la cantidad de leucocitos en la sangre
  • Sarna alrededor del ano (oxiuros) y en el cuerpo
  • Piel problemática y acné
  • Asma y tos seca (anquilostoma)
  • Caída del cabello

Síndrome de malestar gástrico e intestinal

Muchos parásitos infectan los intestinos grueso y delgado del individuo. Se adhieren a las paredes, las irritan y contribuyen al brote de procesos inflamatorios en los órganos. La función de absorber nutrientes, especialmente los grasos, se ve afectada.

Se pueden detectar grandes cantidades de elementos grasos en las heces mediante métodos de laboratorio.

estancamiento biliar

Debido a su enorme tamaño, algunos parásitos pueden bloquear el tracto biliar y causar discinesia biliar. Estos signos pueden causar otros problemas hepáticos más graves.

Estreñimiento

Los gusanos pueden bloquear la luz intestinal. Los signos de parásitos en el cuerpo humano a menudo se manifiestan en síntomas como estreñimiento e incluso pueden provocar obstrucción intestinal.

diarrea

La diarrea es uno de los síntomas más comunes de las infecciones por helmintos. Las prostaglandinas producidas por parásitos a menudo dan lugar a heces acuosas.

Disbacteriosis

Debido a la disfunción del intestino, se presentan síntomas como diarrea, estreñimiento y producción excesiva de gases, que pueden confundirse con disbiosis. Sin embargo, en este caso, el tratamiento con antibióticos y probióticos no dará resultados positivos.

Inmunidad disminuida

Los parásitos se alimentan de lo que come la gente. Absorben la mayoría de los nutrientes digeridos.

Debido a la constante reacción del sistema inmunológico a la presencia de "forasteros", la defensa de los organismos se reduce y el sistema inmunológico se debilita. Esto se manifiesta en resfriados frecuentes, fiebre excesiva, dolores corporales, etc.

Dolor muscular y articular

Los gusanos pueden atacar varios órganos. Las triquinas, por ejemplo, ocupan su lugar en el tejido muscular y pueden dañarlo. Esta es la respuesta del cuerpo a la actividad vital de los parásitos.

Cambio en el peso corporal

Uno de los signos de la helmintiasis es la pérdida de peso o la obesidad. La pérdida de peso se produce debido a la incapacidad de obtener nutrientes de los alimentos consumidos. Y el aumento de peso como resultado de la respuesta del cuerpo, la necesidad de "reponer los alimentos para uso futuro". Por lo tanto, antes de decidir ganar o perder peso, es necesario realizar un examen completo para detectar la presencia de parásitos en el cuerpo humano.

anemia

Algunos parásitos, como Trichomonas, pueden infectar varios órganos humanos, incluida la sangre. La helmintiasis se alimenta de sus células y provoca anemia y deficiencia de hierro.

Avitaminosis

Una persona carece de nutrientes y vitaminas, lo que conduce a una deficiencia de vitaminas. Esto se debe a la glotonería de los parásitos.

Nerviosismo, alteraciones del sueño

El insomnio, la falta de sueño a corto plazo, puede ser la reacción del sistema nervioso a la presencia de residentes "ilegales". Algunos helmintos salen por el ano por la noche para poner las larvas. Esto puede causar malestar y picazón, lo que puede hacer que se despierte con frecuencia y no pueda descansar por completo.

Síndrome de fatiga crónica

En el contexto de la intoxicación general del cuerpo, la falta de vitaminas y nutrientes absorbidos por los parásitos, una persona puede experimentar fatiga constante, disminución de la concentración, apatía y deterioro de la memoria.

Oncología

La presencia de parásitos no tiene el mejor efecto en todo el cuerpo humano. El funcionamiento normal de todos los órganos se altera, se produce inflamación, la salud se deteriora y la inmunidad disminuye. Una alteración del funcionamiento normal del cuerpo por la influencia de parásitos puede tener consecuencias tristes.

Es importante saber que todos estos signos, con una exposición prolongada, pueden provocar la formación de tumores y neoplasias.

Inflamación de la laringe y las vías respiratorias

Los gusanos pueden moverse por el cuerpo. Una vez que llegan a las vías respiratorias, provocan tos intensa, dolor de garganta y fiebre. Debido a su actividad vital, incluso se pueden desarrollar asma o neumonía.

No ignore los síntomas que indican un mal funcionamiento del cuerpo. A la primera señal de cualquiera de las enfermedades, es necesario consultar de inmediato a un médico y someterse a procedimientos para detectar parásitos. Esto le permite recibir tratamiento de manera oportuna y no permite que los efectos destructivos de las toxinas dañen su cuerpo. La presencia a largo plazo de gusanos en el cuerpo humano puede conducir al desarrollo de enfermedades graves, incluidas formas oncológicas o crónicas de enfermedades existentes.

Síntomas específicos de una infestación de parásitos

Además de los generales, hay una serie de signos específicos de la presencia de parásitos en el cuerpo humano, que son inherentes a mujeres y hombres por separado.

Para mujeres, esto es:

  • violación del ciclo menstrual regular;
  • disbiosis vaginal, micosis;
  • inflamación de los ovarios, riñones, vejiga;
  • fibroma uterino;
  • infertilidad.

La enfermedad en cuestión se manifiesta en los hombres:

  • disfunción sexual;
  • la presencia de arena o piedras en los riñones, vejiga;
  • inflamación de la próstata;
  • trastornos mentales.

Diferencias de caracteres entre niños y adultos

Si las larvas del parásito penetran, se encuentran con una barrera protectora de 3 etapas:

  • saliva;
  • jugo gástrico;
  • inmunidad intestinal local.

Tal protección puede no funcionar en el organismo aún frágil de un niño. Y son los niños los más susceptibles a la enfermedad en cuestión. En el verano, cuando los bebés están constantemente en la calle, el riesgo de desarrollar helmintos es muy alto. Hay posibilidades de contagio más que suficientes para los niños: arenero infantil, mascotas, frutas y verduras que no siempre se lavan, nadar en reservorios. Y sobre todo para los más pequeños, las ganas de probarlo todo.

Adquirir el hábito de chuparse los dedos solo aumenta la posibilidad de contraer una infestación de gusanos. Los tipos de parásitos más comunes en los niños son: oxiuros, áscaris, tricocéfalos, toxocar. Los oxiuros son pequeños gusanos blancos de no más de 1 cm de tamaño. Salen y ponen sus huevos cerca del ano. Por lo tanto, la presencia de tales parásitos siempre va acompañada de picazón alrededor del ano. Los gusanos redondos son más grandes, ¡su longitud puede alcanzar los 40 cm!

Con la infestación de helmintos en los niños, hay principalmente signos como pérdida de apetito, palidez de la piel y pérdida de peso. Un deterioro de la memoria que se retrasa en el desarrollo mental y físico también puede indicar la presencia de parásitos. A través de su actividad vital, los gusanos provocan trastornos metabólicos y disminución de la inmunidad en un niño. Todo esto se manifiesta en frecuentes infecciones virales y reacciones alérgicas.

Tenga en cuenta que el bruxismo (rechinar de dientes) se considera uno de los signos de parásitos en el cuerpo humano y, a menudo, es un problema para los bebés mientras duermen. Los padres deben prestar atención a este hecho y examinar al niño para detectar la presencia de parásitos. Muy a menudo, los gusanos viven en los intestinos, por lo que los niños pueden tener problemas para defecar, gases, vómitos y dolor de estómago.

Diagnóstico de parásitos

Diagnóstico de parásitos

El principal problema con el diagnóstico de enfermedades parasitarias es que se disfrazan de tantas enfermedades crónicas y es muy difícil identificar las causas reales de los síntomas.

Cómo reconocer la presencia de parásitos

Si uno u otro órgano o tejido está dañado, dominan los rasgos característicos.

En el intestino

El lugar más favorable para la actividad vital de los parásitos: alta humedad, temperatura cálida, ambiente de pH - neutro. Síntomas intestinales:

  • estreñimiento;
  • diarrea;
  • flatulencia;
  • obstrucción intestinal;
  • dolor espástico, calambres abdominales;
  • pérdida de peso;
  • vómitos;
  • nerviosismo;
  • Pérdida del apetito (o aumento del apetito).

Una persona se siente abrumada por los desmayos, el cansancio y la falta de voluntad para moverse.

En el estómago

Los siguientes signos se encuentran en el caso de infestación parasitaria:

  • náuseas;
  • eructar;
  • babear;
  • Pesadez e hinchazón del estómago;
  • diarrea;
  • sangrado durante las deposiciones;
  • Prurito en el área anal por oxiuros;
  • Tos debido a la irritación de los neurorreceptores en el estómago.

En el acné intestinal, el esputo se puede separar con fracciones de sangre.

En el hígado

Síntomas:

  • dolor en el hipocondrio derecho;
  • eructar;
  • náuseas;
  • urticaria alérgica;
  • coloración amarillenta de la esclerótica, las membranas mucosas de la boca y la piel;
  • pérdida de folículos pilosos;
  • debilidad;
  • irritabilidad;
  • anemia.

Se observa hinchazón severa de las piernas y el abdomen.

Con daño cardíaco

Siempre hay signos de insuficiencia cardíaca y pulmonar.

  • tos;
  • dificultad para respirar;
  • nerviosismo, miedo;
  • debilidad;
  • dolor de pecho;
  • arritmia, bradicardia;
  • temperatura, fiebre alternando con escalofríos;
  • caída de la presión arterial;
  • sudoración;
  • Palidez en la cara y el cuello;
  • anemia.

Hay signos de hipoxia: cianosis de la piel de las yemas de los dedos, el triángulo de las membranas nasolabiales y mucosas de la boca.

En los pulmones

Síntomas típicos:

  • dificultad para respirar;
  • dificultad para respirar;
  • ataques de tos seca nocturna;
  • broncoespasmo asmático;
  • rinitis alérgica, estornudos;
  • dolor de pecho;
  • frecuencia cardíaca rápida;
  • náuseas.

Es posible la separación de esputo espumoso y escaso con células sanguíneas.

Debajo de la piel

Síntomas externos:

  • pequeño sarpullido rojo que pica, ampollas grandes e hinchadas en la piel;
  • úlceras, abscesos, verrugas, eczema;
  • fiebre;
  • sudores nocturnos;
  • áreas densas, móviles, similares a un tumor debajo de la piel;
  • anemia.

A menudo se desarrolla tos alérgica y secreción nasal.

En los ojos

Síntomas distintivos:

  • Inflamación de la conjuntiva, acompañada de ardor y picazón;
  • dolor en los ojos y dolor al mover la mirada hacia los lados;
  • moscas voladoras, hilos embarrados ante los ojos;
  • ojos secos y viscosos;
  • visión borrosa de objetos, dividida;
  • dolor de cabeza, mareos;
  • hinchazón de los párpados;
  • azul debajo de los ojos.

Se observa un deterioro significativo de la agudeza visual.

En la sangre

Los parásitos sanguíneos pueden vivir en los glóbulos rojos, así como en el plasma y los glóbulos blancos. Tipos de plagas:

  • Mansonella es un gusano que puede crecer hasta 8 centímetros. Provoca mareos, dolor de cabeza y articulaciones, fiebre, problemas en la piel, entumecimiento en las piernas.
  • Los hemosporidios son glóbulos rojos unicelulares.
  • Los tripanosomas son unicelulares y causan la enfermedad de Chagas y la enfermedad del sueño.
  • Paludismo por Plasmodium.

La parasitosis se disfraza de miles de enfermedades, por lo que es imposible determinarlas visualmente sin pruebas de laboratorio. El tiempo de curación depende de la precisión del diagnóstico y la detección de parásitos en la etapa más temprana de la infección.

Síntomas de enfermedades causadas por parásitos

Muy a menudo se hace referencia a la enfermedad como el parásito que la causa.

Calambres abdominales con ascariasis

Ascariasis

El agente causante de la enfermedad es el gusano Ascaris, que se encuentra en el intestino humano. El grado de la enfermedad depende de la edad del paciente, la gravedad y la duración de la invasión parasitaria.

Los síntomas de la ascariasis aparecen de la siguiente manera:

  • una erupción alérgica localizada en los pies, manos y cuerpo del paciente;
  • aumento de los valores de temperatura, fiebre;
  • debilidad y malestar general;
  • suda durante la noche y durante el día;
  • hígado agrandado y dolor en el hipocondrio;
  • pérdida de apetito y náuseas;
  • dolor y calambres abdominales;
  • estreñimiento y diarrea;
  • pérdida de peso o aumento de peso;
  • Durante la migración de Ascaris y su localización en los pulmones ocurren tos, dificultad para respirar y dolor en el pecho;
  • insomnio;
  • disminución de las capacidades cognitivas;
  • convulsiones;
  • ictericia obstructiva y obstrucción intestinal.

Teniarinhoz

La tenia de la carne de res es el agente causante de la enfermedad. La teniarinchiasis se manifiesta en los siguientes síntomas:

  • náuseas, ardor de estómago y vómitos;
  • aumento de la salivación;
  • problemas intestinales que se manifiestan en flatulencia, estreñimiento, diarrea;
  • obstrucción intestinal;
  • Bloqueo del tracto biliar;
  • debilidad y malestar general;
  • anemia y deficiencia de vitaminas;
  • mareos y dolor de cabeza;
  • insomnio;
  • irritabilidad y nerviosismo;
  • Mal funcionamiento del sistema cardiovascular, que se manifiesta en taquicardia e hipotensión.

Enterobiasis

La enfermedad es causada por oxiuros, también llamados gusanos. Esta es la enfermedad parasitaria más común que afecta a casi una de cada dos personas. Síntomas de enterobiasis:

  • Prurito en el ano, más a menudo por la noche, causado por la migración de lombrices intestinales hembras para poner huevos en el recto;
  • enrojecimiento localizado de la piel alrededor del ano hasta la formación de eczema;
  • bruxismo, insomnio, fatiga, nerviosismo e irritabilidad;
  • incontinencia urinaria en niños;
  • calambres y dolor abdominal;
  • deterioro y pérdida del apetito;
  • estreñimiento y diarrea;
  • aumento de la producción de gases y malestar intestinal;
  • náuseas y vómitos;
  • la alergia se manifiesta como dermatitis atópica, conjuntivitis alérgica, asma;
  • mareos y dolor de cabeza;
  • disminución de las capacidades cognitivas;
  • deterioro de la memoria y la atención;
  • aumento del nerviosismo y la irritabilidad.

Toxocariosis

El agente causante de la enfermedad es el gusano parásito toxocara, que infecta los órganos y tejidos humanos. La enfermedad está muy extendida porque dura mucho tiempo con síntomas poco claros y poco claros. Los síntomas clínicos evidentes aparecen en las últimas etapas de la infección.

Signos de toxocariasis:

  • El síntoma principal de esta enfermedad son las erupciones alérgicas que se extienden por todo el cuerpo.
  • El edema de Quincke es causado por la inflamación de la piel en la parte superior de la cara y el cuello, que puede provocar asfixia y muerte del paciente.
  • El asma bronquial se manifiesta en forma de tos seca paroxística persistente con elementos de esputo. Aumento de los indicadores de temperatura;
  • pérdida de apetito, dolor de cabeza;
  • ganglios linfáticos agrandados.

Con la toxocariasis, los gusanos pueden migrar y localizarse en órganos internos, ojos, cerebro y tejidos epidérmicos.

anquilostomiasis

Los agentes causantes de la enfermedad son helmintos, anquilostomas y no patógenos. Síntomas de la enfermedad:

  • Urticaria y dermatitis: cuando las larvas penetran en la piel, se forma un edema en el lugar de la penetración, lo que provoca una sensación de ardor y picazón.
  • Se observan bronquitis, traqueítis y laringitis durante la migración de parásitos a través del cuerpo humano. En este caso, el paciente sufre tos, dificultad para respirar y ronquera.
  • cuando las larvas llegan a los intestinos, aparecen anemia, vómitos, náuseas, dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, pérdida del apetito;
  • irritabilidad, fatiga, insomnio.

Difilobotriasis

La enfermedad es causada por la tenia ancha. Síntomas de la enfermedad:

  • pérdida de peso;
  • diarrea y estreñimiento;
  • pérdida de apetito;
  • temperatura subfebril;
  • mayor cansancio y agotamiento;
  • la presencia de gusanos en las heces en forma de bandas blancas;
  • calambres y dolor abdominal;
  • anemia;
  • mareos y dolor de cabeza;
  • grietas y manchas rojas en la lengua;
  • procesos patológicos en la boca y el esófago;
  • obstrucción intestinal;
  • depresión.

Teniosis

El agente causante de la enfermedad es la tenia del cerdo, que se encuentra en el intestino delgado. Síntomas de la enfermedad:

  • Náuseas y vómitos, se pueden observar fragmentos de larvas del parásito en el vómito;
  • diarrea y estreñimiento;
  • pérdida de peso y pérdida de apetito;
  • calambres y dolor abdominal;
  • picazón anal;
  • mareos y dolor de cabeza;
  • insomnio y ansiedad;
  • Si las larvas están en el cerebro, se desarrolla cisticercosis, que se manifiesta en trastornos del habla, epilepsia, delirio, alucinaciones y pérdida del conocimiento.
  • Cuando el parásito migra, puede penetrar los ojos, el corazón y los pulmones.

Equinococosis

El agente causante de la enfermedad es la tenia Echinococcus. El gusano es peligroso porque puede formar un quiste en casi cualquier órgano interno: corazón, hígado, cerebro, pulmones, etc. La enfermedad es muy insidiosa, ya que al principio es completamente asintomática y las manifestaciones clínicas ya se encuentran en las últimas etapas de la formación de un quiste equinocócico. para ser observado.

Síntomas de la enfermedad:

  • la aparición de dolor en el sitio de formación del quiste;
  • debilidad, aumento del cansancio, somnolencia;
  • alergias cutáneas como urticaria y picazón;
  • Alteraciones en el trabajo del órgano afectado: si el hígado se ve afectado, el apetito se deteriora, se producen náuseas y vómitos, si los pulmones están afectados, hay tos, dificultad para respirar, fiebre, si el cerebro, luego epilepsia, Paresia de brazos y piernas, durante la formación de quistes en el corazón se pueden desarrollar cardiopatologías graves;
  • Cuando un quiste estalla, los parásitos se propagan a todos los órganos y sistemas internos a gran velocidad, lo que puede provocar complicaciones muy graves e incluso la muerte del paciente.

Alveococosis

El agente causante de la enfermedad es la tenia Alveococcus. Esta enfermedad se considera lenta: pueden pasar 10 años o más desde el momento de la infección hasta el desarrollo de la enfermedad. Síntomas de la enfermedad:

  • manifestaciones dermatológicas: prurito y urticaria;
  • amargura en la boca, náuseas;
  • dolor y pesadez en el hipocondrio derecho;
  • cólico hepático;
  • hay un endurecimiento en el hígado;
  • pérdida de peso;
  • debilidad y malestar;
  • Si el parásito está localizado en el cerebro, se observan fuertes dolores de cabeza y mareos.

Giardiasis

La enfermedad se produce cuando el cuerpo humano se infecta con lamblia intestinal. A veces, el estado de portador asintomático ocurre sin signos evidentes de la enfermedad. Síntomas:

  • Trastornos en el trabajo del tracto gastrointestinal: náuseas, vómitos, eructos, diarrea y estreñimiento;
  • dolor específico en el área del ombligo;
  • Pérdida de apetito, flatulencia;
  • aumento de temperatura;
  • cansancio general, disminución del rendimiento;
  • irritabilidad y nerviosismo;
  • picazón.
Dolor abdominal con amebiasis

Amebiasis

Esta enfermedad es causada por una ameba histológica. A veces los síntomas de la enfermedad están completamente ausentes y, a veces, por el contrario, aparecen con mucha claridad. Los síntomas se manifiestan de dos formas: intestinal y extraintestinal. La forma extraintestinal de amebiasis afecta los pulmones, el cerebro, el sistema genitourinario y la piel, pero más comúnmente la forma intestinal.

Síntomas de amebiasis intestinal:

  • diarrea atroz con impulsos frecuentes (hasta 20 veces), a veces con sangre;
  • dolor abdominal;
  • aumento de los indicadores de temperatura;
  • vómitos y náuseas;
  • Pérdida de apetito.

Después de un tiempo, los síntomas de la enfermedad pueden desaparecer por sí solos durante un tiempo y luego volver con renovado vigor.

Esquistosomiasis

El agente causante de la enfermedad es el esquistosoma sanguíneo aleatorio. La enfermedad tiene varias etapas de desarrollo:

  • En una etapa temprana, el paciente desarrolla reacciones alérgicas, que se manifiestan en erupciones y edema, tos con hemoptisis paroxística, malestar general y dolor en las articulaciones y músculos.
  • Si la enfermedad se vuelve crónica, los síntomas se limitan a una alteración de la micción (dolor y calambres al orinar, aumento de la frecuencia de la micción, incontinencia urinaria de noche y de día).
  • Hay casos particularmente graves que conducen a la muerte del paciente.

Los síntomas de los parásitos en el cuerpo humano son enormes. Sin pruebas de laboratorio, es imposible diagnosticar la presencia de parásitos en el cuerpo basándose únicamente en los síntomas. La gravedad de los síntomas depende principalmente de los mecanismos de defensa de una persona, la ubicación del parásito y su tipo.

Métodos para diagnosticar parásitos

Métodos directos:Análisis de heces, análisis de orina, raspado de la región perianal, falanges subungueales, análisis de esputo y contenido duodenal.

El ultrasonido también se usa para verificar la presencia de parásitos en el cuerpo.

Métodos indirectos: radiografía, morfología, ecografía, biopsia.

Métodos de biorresonancia: método completo, ART.

02.09.2020